Ecuación de la procrastinación

La procrastinación es extremadamente frecuente. Aunque prácticamente todos nosotros hemos lidiado con eso, algunos lo han convertido en una forma de vida. Las estimaciones indican que entre el 80% y el 95% de los estudiantes universitarios procrastinan, aproximadamente el 75% se consideran procrastinadores y casi el 50% procrastinan de manera constante y problemática.

Ya había hecho otro post en dónde explicamos las razones por las que se procrastina según el libro The Now Habit, pero queda claro que las razones por las que postergamos las cosas son mucho más profundas y complejas de lo que pensamos.

Me toco leer un artículo fascinante, en dónde se estudia este tema desde el punto de vista académico.

Te dejo el video si es que prefieres verlo este post en YouTube. Te invito a que te suscribas a mi canal de YouTube: https://bit.ly/2QNCVRY

Estudio científico sobre la procrastinación

En 2007, el psicólogo de la Universidad de Calgary, Piers Steel, escribió un artículo titulado The Nature of Procrastination: A Meta-Analytic and Theoretical Review of Quintessential Self-Regulatory Failure.

El artículo fue fascinante porque mostró científicamente que las causas de la procrastinación son en realidad múltiples, y muchas de las nociones populares sobre las causas que a veces escuchamos de gurus de productividad y crecimiento personal simplemente no eran ciertas o tenían efectos extremadamente pequeños.

Factores de procrastinación

La investigación de Steel encontró que 4 factores son los más relevantes a la hora de predecir el grado de procrastinación que sufrimos:

  1. Baja autoestima: Cuando no tenemos mucha confianza en nuestra capacidad para completar una tarea, nuestra probabilidad de postergar las cosas aumenta. Esto aparece con mayor frecuencia cuando no estamos seguros de cómo comenzar una tarea.
  2. Trabajo que no nos gusta: Cuanto más agradable o significativa es una tarea, menos la postergamos.
  3. Distracción: Si somos impulsivos por naturaleza y tendemos a trabajar en un entorno que nos distrae mucho y nos cuesta resistirnos a esas distracciones, es mucho más probable que pospongamos las cosas.
  4. Plazos lejanos: Cuanto más tiempo tengas para terminar una tarea, más pospondrás las cosas y esperarás para comenzar hasta el último minuto.

Además de identificar que estos cuatros son las variables más relevantes, actúan de una manera muy particular entre sí, y ayudan a predecir cual será nuestro grado de procrastinación. Si bien no pueden medirse tan claramente, el autor logró dar con un modelamiento matemático para expresar y representar la ecuación de la procrastinación.

La ecuación de la procrastinación

Esta dice que nuestra probabilidad de no postergar una tarea será igual al producto de nuestra confianza en nosotros mismos y lo agradable de la tarea dividido por el producto de nuestra distracción y el tiempo hasta la fecha límite.

Lo que muestra esta ecuación es que, si estás luchando con la procrastinación, tienes 4 opciones para trabajar en ella:

  • Aumente tu confianza.
  • Aumente tu disfrute de la tarea
  • Disminuye las distracciones mientras trabajas.
  • Disminuye el tiempo hasta la fecha límite.

¿Qué puedes hacer entonces?

Teniendo en cuenta lo anterior te puedes fijar en qué puedes trabajar para dejar de postergar las cosas.

La próxima vez que te encuentres procrastinando, piense en los cuatro factores de la ecuación de procrastinación (confianza en sí mismo, desagrado, distracción, fechas límite) y trata de determinar cuál tiende a ser más fuerte para ti.

Teniendo en cuenta los factores de procrastinación, ahora puedes enfocarte en tus debilidades:

  1. Para los problemas de confianza, crea pequeñas victorias para ti: Puedes abordar las tareas dividiéndolas en pequeñas partes. Así iremos ganando pequeñas batallas y nos dará impulso para seguir desarrollando actividades.
  2. Para los problemas de disfrute, implementa refuerzos positivos y placenteros: Una vez que emparejas una tarea desagradable con algo agradable, el disfrute general aumenta, lo que significa que disminuye la probabilidad de postergarla. Esta es una estrategia del libro hábitos atómicos y te invito a revisar el mi resumen del libro.
  3. Para combatir los problemas de distracción, puedes cambiar tu ambiente: trabaja en lugares en dónde puedes disminuir las distracciones lo más posible. En vez de confiar en tu fuerza de voluntad para combatir las distracciones, cambia tu ambiente. Te recomiendo ver mi video de trabajo profundo, del libro Deep Work de Cal Newport.
  4. Para abordar problemas de fechas límite, establece micro fechas límites: podemos hacer referencia a la ley de Parkinson, es decir, el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine. Por lo tanto, si tienes 1 mes para terminar un proyecto, por qué no mejor adelantas la fecha límite, así serás mucho más eficiente al trabajar y no postergarás tu tarea.

Conclusión

Muchos años de investigación muestran que la procrastinación es un fenómeno complejo con cuatro factores principales que contribuyen a ello: baja autoconfianza, bajo disfrute, mucha distracción y fechas límites distantes.

La clave para superar la procrastinación es comprender cuál o cuáles son tus vulnerabilidades hacia la procrastinación dada tu propia personalidad. Ya sabes que puedes adaptar tus estrategias a esas vulnerabilidades utilizando la Ecuación de la procrastinación como guía.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s