Cómo Dejar de Posponer Todo y aumentar productividad

Cómo Dejar de Posponer Todo es una de las preguntas que muchos procrastinadores nos hacemos. Hice un video en dónde entenderemos las razones por las cuales tendemos a postergar las cosas y daremos a conocer 4 estrategias muy simples de implementar en tu vida para que dejes de procrastinar.

Te invito a que te suscribas a nuestro canal de YouTube, dónde hacemos resúmenes de libros que sacarán tu máximo potencial: https://bit.ly/2QNCVRY

¿Por qué postergamos las cosas?

Creo que en el libro The now habit de Neil Fiore se explica muy bien esta cuestión.

Existen 3 tipos de razones por las cuales postergamos las cosas:

  1. Miedo al fracaso: Cuando quieres hacer un buen trabajo en algo para poder estar a la altura de las expectativas de los demás y las tuyas.
  2. Incertidumbre: No tienes claro qué se considera un “buen trabajo”. Simplemente no sabes cómo estar a la altura de las expectativas de los demás.
  3. Aburrimiento: Encuentras que el trabajo es molesto o tedioso por lo que te falta motivación para hacerlo.

Por lo tanto, lo más probable es que elijas no realizar la tarea que tienes pendiente, así puedes evitar estos 3 puntos anteriores.

Con esto estas retrasando las molestias asociadas con tu tarea. Y, en cierto sentido, funciona: aprendes que la procrastinación te ayuda a evitar el aburrimiento, incertidumbre y el miedo al fracaso, al menos temporalmente.

Procrastinar no es un asunto de holgazanería, sino de manejo de las emociones. Acá te dejo 4 estrategias que puedes utilizar para dejar de posponer todo.

Ya habíamos realizado otra publicación en dónde dimos algunos Tips para terminar las cosas que empezamos relacionado a todas las ideas que tenemos a veces.

Cómo Dejar de Posponer Todo: 4 estrategias

1)     Regla del 40/70

En el libro Limitlles de Jim Kwik, nos da una estrategia de pensamiento para abordar las decisiones.

Collin Powell, ex secretario de estado en EEUU, nos dice que nunca hay que realizar decisiones con menos del 40% de la información que podrías obtener, y no recolectar más del 70% de la información disponible para tomar acción.

Cualquier cosa que hagas con menos del 40% de la información, probablemente estarás adivinando. Y cualquier cosa sobre 70% hace que te demores en tomar la decisión.

Él dice: “Cuando tengas alrededor del setenta por ciento de toda la información, probablemente deberías decidir, porque puedes perder una oportunidad. Mi propia experiencia es que obtienes tanta información como puedas y luego prestas atención a tu intuición, a tu instinto informado. A veces, lo que me dice mi mente analítica no es lo que haré “. Collin Powel.

En su carta a los accionistas en 2016, el CEO de Amazon, Jeff Bezos, dio el mejor consejo que he escuchado sobre cómo dejar de postergar las cosas.

“La mayoría de las decisiones probablemente deberían tomarse con alrededor del 70% de la información que desearías tener. Si espera el 90%, en la mayoría de los casos, probablemente estés siendo lento. Además, de cualquier manera, debes ser bueno para reconocer y corregir rápidamente las malas decisiones. Si eres bueno corrigiendo rumbos, equivocarte puede ser menos costoso de lo que crees, mientras que ser lento seguramente será costoso. “

La regla del 70% o 40/70 funciona tanto para los grandes objetivos como para los pequeños porque te da el impulso para empezar. Tan pronto como comienzas un nuevo proyecto, obtienes impulso y comienzan a suceder cosas buenas.

Por lo tanto, una manera de combatir la incertidumbre de las tareas o ideas que quieres implementar es seguir la regla 40/70. Recuerda que la valentía es la cura definitiva para la procrastinación

2)     Regla de los 2 minutos

Es la técnica destacada en el libro de David Allen, Getting Thing’s Done, sugiere que, si una tarea toma menos de 2 minutos, simplemente hazla ahora.

De esta manera, te ahorrarás el tiempo que se habría perdido revisando la misma tarea en tu lista de pendientes o le da más espacio a tu cerebro de concentrarse y recordar cosas más importantes.

Así perderás el miedo al fracaso. Esta simple técnica reduce la ansiedad y aumenta la confianza en ti mismo al hacer más cosas. Por lo tanto, te puede dar un impulso importante al seguir haciendo y finalizando tareas.

La idea general aquí es que con solo comenzar, estarás más inclinado a tomar acción y desarrollar una actividad o incluso desarrollar un nuevo hábito.

Si un objetivo toma más de dos minutos, divídalo en pasos que demoren 2 minutos o menos en completarse.

3)     No romper la cadena

James Claer en su libro Hábitos Atómicos recomienda la estrategia de no romper la cadena, inspirada en un comediante estadounidense, Jerry Seinfeld. También conocida como la estrategia Seinfeld. Por cierto, te recomendamos leer nuestro resumen del libro Hábitos Atómicos y sus 4 leyes para crear mejores hábitos.

Este comediante decía que la forma de ser un mejor humorista era crear mejores chistes y la forma de crear mejores chistes era escribir todos los días.

Tenía un calendario y por cada día en que escribía un chiste, ponía una gran X roja sobre ese día. Después de un tiempo tenía una gran cadena de X, que se iba alargando por cada día que pasaba.

Él decía que te gustará ver esa cadena, especialmente cuando tengas algunas semanas en tu favor.

No importaba si estaba motivado o si estaba escribiendo buenos chistes o no. Todo lo que importaba era no romper la cadena. Y ese es uno de los secretos simples detrás de la notable productividad y consistencia de Seinfeld.

Si bien la mayoría de las personas se desmotivan y pierden el rumbo después de un mal desempeño, un mal entrenamiento o simplemente un mal día de trabajo, las personas de alto desempeño vuelven a entrenar o seguir con su rutina día tras día.

La estrategia de no romper la cadena funciona porque ayuda a desviar el foco sobre nuestro desempeño y, en cambio, pone el énfasis en el proceso, es decir, deja de lado nuestras propias expectativas y el fracaso sólo se puede dar al romper la cadena, no por el resultado de la actividad.

No se trata de cómo te sientes, cuán inspirado estás o cuán brillante es tu trabajo ese día. En cambio, se trata simplemente de no romper la cadena.

Eso sí, James Clear hace una salvedad con la estrategia. Debes elegir una tarea que sea lo suficientemente significativa como para marcar la diferencia, pero lo suficientemente simple como para que puedas realizarla. Tienes que encontrar un equilibrio entre la sustentabilidad de la acción y también que sea algo desafiante, o puedes caer en el aburrimiento.

4)     Paquetes de tentación

Otro consejo derivado del libro Hábitos Atómicos, es la estrategia de los paquetes de tentación para aumentar tu motivación al relacionar un beneficio o deseo con una actividad aburrida y que no te gusta.

La idea es que se pueda facilitar la realización de un comportamiento que no tiene un beneficio inmediato o que en verdad no tengas muchas ganas de realizar, al combinarlo con un comportamiento que se siente bien y es gratificante en el corto plazo.

Básicamente, estarás agrupando comportamientos que tienes la tentación de hacer con comportamientos que deberías hacer, pero que a menudo postergamos o descuidamos.

Así que nos recomienda crear una lista de dos columnas:

  1. Escribe los placeres que disfrutas y las tentaciones que deseas hacer.
  2. Escribe las tareas y los comportamientos que deberías realizar, pero que a menudo postergas.

Piensa si puedes vincular uno de tus comportamientos de “deseo” con algo que “deberías” estar haciendo.

Algunos ejemplos comunes de agrupación de tentaciones:

  • Solo escucha podcasts que te gustan mientras haces ejercicio.
  • Ve a tu restaurante favorito después de haber tenido tu reunión mensual con tu equipo.
  • Solo mira tu programa favorito mientras haces las tareas del hogar.

Conclusión sobre Cómo dejar de posponer todo

Bueno, ahora ya sabes que las principales razones por las que postergamos las cosas son debido al miedo al fracaso, incertidumbre y aburrimiento. Pero con estas cuatro técnicas descritas en anteriormente, podrás hacer frente a ellas y mitigarla lo más posible.

  • Toma acción cuando hayas obtenido el 70% de la información disponible.
  • Si la tarea tarda 2 minutos, no lo pienses y sólo hazla.
  • Lleva un calendario con tus tareas y no rompas la cadena.
  • Vincula tareas placenteras con actividades que deberías hacer a través de los paquetes de tentaciones.

2 respuestas a “Cómo Dejar de Posponer Todo y aumentar productividad

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s