¿Es bueno especializarse? Ventajas de ser un generalista

¿Es bueno especializarse? Es una de las preguntas que todos nos hacemos. En el mundo de hoy hay mucha presión para tener éxito. Y para muchas personas, salir adelante significa asegurarse de tener una ventaja inicial y especializarse temprano. Si quieres ser el próximo Tiger Woods, es mejor que comiences a jugar golf a los 4 años. Su padre es conocido por plantear la idea de que el comienzo temprano y entrenamiento deliberado fue la razón del éxito deportivo de Tiger. Pero si observas las investigaciones, ser un generalista en vez de especializarse te puede preparar para obtener el éxito también.

Podría llevar más tiempo encontrar tu vocación en la vida de esta manera. Pero la ventaja de ser un generalista es que puedes construir más conexiones en diferentes campos haciéndote más innovador y creativo.

Cultivar una amplia gama de habilidades te hará más exitoso. En lugar de ir con la opción de moda de elegir tu especialidad desde el principio, el autor te alienta a que te tomes tu tiempo y te permitas una mayor flexibilidad y reflexión.

Puedes ver nuestro resumen en Youtube:

Te invito a que te suscribas a nuestro canal de YouTube, dónde hacemos resúmenes de libros que sacarán tu máximo potencial: https://bit.ly/2QNCVRY

Acá te dejo algunas de las principales ideas del libro.

2 clases de mundos de aprendizaje: Amable y perverso

Un mundo amable es un entorno en el que hay patrones repetitivos. En estos mundos amables, la retroalimentación se proporciona casi al instante y exactamente.

El ajedrez es un mundo amable. Mueves una pieza en el tablero de ajedrez y tu oponente hace su movimiento en relación al tuyo. Estás pensando en el futuro y has establecido una serie de movimientos para llevarlos a una trampa.

El golf es un mundo amable. Golpeas la pelota e inmediatamente sabe si el viento ha influido en su golpe. Haz hecho un buen o mal golpe, lo sabes inmediatamente.

Estudiar patrones en estos mundos amables mejora el reconocimiento de patrones en un individuo y les da una ventaja sobre la competencia.

Sin embargo, la realidad es que el mundo real no es amable. La mayoría de las cosas no son únicamente patrones que se repiten una y otra vez. Nuestro mundo es un mundo perverso, donde las cosas no están tan claras. Las reglas de este juego no se conocen con anticipación, y los patrones son más difíciles de ver, si es que existen. Además si quieres un feedback de las decisiones que tomas, puede tomar mucho tiempo recibirlo, y es probable que los comentarios no sean lo que necesitas para hacer tu próximo movimiento. En este tipo de entornos de aprendizaje, la experiencia reforzará exactamente las lecciones equivocadas.

Prepárate para la integración

Cuando Epstein habla sobre músicos, señala que los músicos de improvisación aprenden un instrumento musical como los bebés aprenden a hablar. Se sumergen en lo que quieren aprender por imitación e improvisación, y luego aprenden las formalidades. En el extremo opuesto, es más difícil para un músico que se ha especializado y ha estudiado música clásica formal soltarse e improvisar en una canción.

Parte de embarcarse en el camino del generalista es mantener una actitud entusiasta al aprender cosas nuevas. Esta actitud es un tema recurrente en la investigación sobre pensadores creativos.

Cuando piensas en los mejores músicos de todos los tiempos, la mayoría sabía cómo tocar varios instrumentos, y podían tocarlos excepcionalmente bien. Fue su amplitud de habilidades musicales lo que les proporcionó más vías de expresión musical y creatividad. Al cometer errores, tanto grandes como numerosos, estos artistas crearon dificultades en su aprendizaje, lo que lo hizo más desafiante y ralentizó el ritmo de dominar una habilidad singular, pero creó un conocimiento flexible a largo plazo.

La amplitud del entrenamiento predice la amplitud de la transferencia. Es decir, mientras más contextos se aprende algo, más el alumno crea modelos abstractos y menos se basan en un ejemplo en particular.

Esta capacidad, para transferir conocimiento de manera efectiva a nuevas áreas o situaciones, se llama “transferencia lejana”.

Las analogías son una excelente manera de utilizar la “transferencia lejana” en tu propia vida. Una analogía te ayuda a reconocer similitudes conceptuales en una situación nueva a partir del conocimiento que posees en un contexto diferente.

“Los solucionadores de problemas exitosos”, explica Epstein, “son más capaces de determinar la estructura profunda de un problema antes de proceder a unir una estrategia”.

En nuestro mundo perverso, una variedad de analogías ayudan a resolver problemas desconocidos. Cuanto más diversas sean tus experiencias y herramientas, más probable será que reconozcas el problema oculto y subyacente.

Probar muchas opciones diferentes

Los deportistas de élite suelen dedicar menos tiempo desde el principio a la práctica premeditada en la actividad en la que eventualmente se convertirán expertos. En cambio, se someten a lo que los investigadores llaman un “período de muestreo”. Juegan una variedad de deportes, generalmente en un entorno no estructurado o poco estructurado; adquieren una gama de competencias físicas; aprenden sobre sus propias habilidades y preferencias; y solo más tarde se enfocan y aumentan la práctica técnica en un área. Tienden a especializarse tardíamente.

Roger Ferderer, uno de los mejores tenistas del mundo y amigo de Woods desde hace mucho tiempo, alcanzó el estrellato atlético de una manera muy diferente.

Cuando era niño, incursionó en muchos otros deportes, como el esquí, el baloncesto, el tenis, el skate y el bádminton. Él cree que probar esta variada colección de deportes lo ayudó a desarrollar la impresionante coordinación mano-ojo y el atletismo que tiene hoy. No se concentró en el tenis hasta que era un adolescente, mostrándonos que está bien probar las cosas hasta que encuentres lo que te gusta.

Este tipo de muestreo es incluso bueno en disciplinas como la música. El violonchelista de fama mundial Yo-Yo Ma primero tocó el piano y el violín. Fue su disgusto por esos instrumentos lo que lo llevó al violonchelo. En un estudio de estudiantes de un internado británico, el psicólogo musical John Sloboda descubrió que aquellos que tomaron lecciones de música al principio del desarrollo fueron categorizados como músicos promedio, mientras que aquellos que probaron tres instrumentos a menudo fueron identificados como excepcionales.

La clave está acá: Tener una amplia experiencia está vinculado a ser más innovador y exitoso.

Usa el cambio para tu ventaja

Cuando se trata de especialistas y generalistas, una analogía que podemos usar es la de un lago y un río. Un lago contiene una gran cantidad de agua, que podemos relacionar al conocimiento. Un lago tiene profundidad pero puede aislarse del océano. En contraste, un río se mueve y surge a través del paisaje, fluyendo a través de múltiples dominios. Un río también puede cambiar la topografía de un entorno con grandes marejadas o conectar el deshielo de la cima de una montaña a un océano.

Si el entorno alrededor de un lago cambia, el lago puede marchitarse y evaporarse. Si el entorno alrededor de un río cambia, hay menos posibilidades de esa misma muerte lenta y agónica.

La única garantía que podemos mantener de la vida es que cambiará.

“La ilusión de fin de la historia ” se refiere a que reconocemos que nuestros deseos y motivaciones seguramente cambiaron mucho en el pasado, pero creemos que no cambiarán mucho en el futuro.

Cuando miramos hacia atrás en nuestra adolescencia, es obvio que hemos cambiado de varias maneras: estilo, prioridad o ambición. Sin embargo, mirando hacia el futuro, creemos que nuestro yo actual vivirá como lo estamos ahora. Esto se llama la “ilusión del final de la historia”, una falacia psicológica en la que estamos trabajando en progreso y afirmando haber terminado.

Creer que nuestro medio ambiente seguirá siendo el mismo limita nuestra capacidad de prosperar. Si queremos perseverar en el futuro, también debemos fluir como un río, reuniendo habilidades de dominios contrastantes y adaptándonos a nuestro entorno antes de que nos entierre.

Planificación de corto plazo: Prueba y error

Debido a que la personalidad cambia más de lo que esperamos con el tiempo, estamos mal equipados para alcanzar objetivos a largo plazo irrenunciables cuando nuestro pasado contiene poco tiempo, pocas experiencias y una gama limitada de contextos.

Aprendemos quiénes somos solo al vivir, y no antes. “Descubrimos las posibilidades haciendo, probando nuevas actividades, construyendo nuevas redes, encontrando nuevos modelos a seguir”. Aprendemos quiénes somos en la práctica, no en teoría. Probar cosas es la respuesta para encontrar tu talento.

En lugar de un gran plan, encuentra experimentos que puedan llevarse a cabo rápidamente. Pruebe y aprenda, no planifiques e implementes.

Que no te de miedo renunciar

Las declaraciones como “los ganadores nunca se rinden y los que se rinden nunca ganan”, aunque bien intencionadas, en realidad pueden ser consejos extremadamente pobres.

Un individuo comienza sin conocimiento, prueba varios caminos posibles de una manera que proporciona información lo más rápido posible y refina cada vez más las decisiones sobre dónde asignar la energía.

Seth Godin argumentó que los “ganadores”, que en general se referían a individuos que alcanzan la cúspide de su dominio, renuncian rápidamente y con frecuencia cuando detectan que un plan no es el mejor, y no se sienten mal por ello. “Fallamos” cuando seguimos con tareas que no tenemos las agallas para dejar de hacer.

Godin claramente no apoyó por dejar de hacer cosas simplemente porque una búsqueda es difícil. Perseverar a través de la dificultad es una ventaja competitiva para cualquier viajero de un largo camino, pero sugirió que saber cuándo dejar de hacer es una ventaja estratégica tan grande que cada persona, antes de emprender un esfuerzo, debes enumerar las condiciones bajo las cuales debe abandonar.

Nadie en su sano juicio argumentaría que la pasión y la perseverancia no son importantes, o que un mal día es una señal para dejar de hacer. Pero la idea de que un cambio de interés, o una recalibración de enfoque, es una imperfección y una desventaja competitiva conduce a una historia de Tiger simple y única para todos: elegir y quedarse, lo antes posible.

Aprender a dejar las herramientas familiares

Epstein nos recuerda, “el conocimiento es una espada de doble filo. Te permite hacer algo, pero también te hace ciego a otras cosas que podrías hacer”.

El efecto Einstellung es un término psicológico para la predisposición de un individuo a emplear solo métodos familiares para resolver un problema, incluso si hay mejores métodos disponibles. Los generalistas, tanto como los especialistas, pueden ser víctimas de este efecto negativo. Sin embargo, con una amplia gama de experiencias, se vuelve menos probable.

El aprendizaje a veces implica dejar a un lado la experiencia por completo.

El pensamiento lateral es un término acuñado en la década de 1960 para la reimaginación de la información en nuevos contextos, incluida la unión de conceptos o dominios aparentemente dispares que pueden dar nuevos usos a las viejas ideas.

Siempre hay otro uso para una herramienta, otra forma de emplear una estrategia, otra perspectiva para ver el problema, y ​​cuando se emplea una mentalidad de adaptación, improvisación y superación, la investigación muestra resultados positivos.

Conclusión

La noción popular de la ruta de Tiger Woods minimiza el papel de los desvíos, la amplitud y la experimentación. Es atractivo porque es una receta ordenada, baja en incertidumbre y alta en eficiencia. Pero la realidad, el mundo perverso, no es así.

El desafío que todos enfrentamos es cómo mantener los beneficios de la amplitud, la experiencia diversa y el pensamiento interdisciplinario en un mundo que incentiva, incluso demanda, la hiperespecialización.

Compárate contigo mismo ayer, no con las personas más jóvenes que tú. Todos progresan a un ritmo diferente, así que no dejes que nadie más te haga sentir atrasado. Probablemente ni siquiera sepas adónde vas exactamente, por lo que sentirse atrasado no ayuda.

Acércate a tu propio viaje personal dispuesto a aprender y adaptarte a medida que avanzas, e incluso a abandonar un objetivo anterior y cambiar de dirección por completo si surgiera la necesidad.

Recuerde que no hay nada inherentemente malo en la especialización. Todos nos especializamos en un grado u otro, en algún momento u otro. Pero eso no implica dejar de aprender nuevas habilidades, estudiar otros campos fuera de nuestra disciplina y no dejar de ser curioso por todo lo que nos rodea.

En nuestra era tecnológica, donde las máquinas continúan superando la capacidad humana de especialización, memorizando movimientos y patrones singulares, nuestro futuro radica en la capacidad más amplia de integrar diferentes ideas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s